domingo, 18 de agosto de 2013

¿Libre?


Libre. Y sin embargo más preso que nunca. 
Fugitivo, prófugo, desertor… ¿qué rumbo he de tomar ahora? ¿qué se supone que tengo que hacer? 

¿Ha servido de algo todo lo que ha ocurrido o no he estado más que intentando desafiar a un destino que no se puede vencer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada