sábado, 12 de febrero de 2011

Curiosidad

Y si las cerraduras son un obstáculo, ¡que me aspen! ¡No existe obstáculo para mí! Entre doscientas llaves escojo diez y tres de ellas son las acertadas.
Cuando dicen que la curiosidad mató al gato... ¡mienten! a mí me hace volar y literalmente. Phoenix se lo pierde, nunca fue tan curioso como yo. Aunque sería divertido "volar" juntos. De todas formas siempre me verán solo a mí.

-Si tuvieras que pedir un deseo, ¿cuál sería?- Me pregunta Phoenix en uno de nuestros cambios de tema repentinos.

-Pues... no lo sé... y aunque lo supiera no te lo diría.

-¿¿Por qué??

-Porque si lo cuentas no se cumple.- Le respondo en tono burlón, para dejarle con la intriga de un deseo que ni siquiera yo sé cuál es.

-Después te llevaré a un sitio que he encontrado.

-¿A dónde?

-Si te lo digo no se cumple.-Sí, Phoenix es el ejemplo amigoinvisiblizado de que la venganza se sirve en un plato frío.

Bueno, la curiosidad me mata, pero tendré que pasar el tiempo de alguna forma hasta que llegue la noche, ¿no?
Y siempre he vivido con el defecto de no poder decir que no cuando me proponen algo, porque odio que me digan que no a mí.

-¿Y quién es la señorita?- Pregunta el hermano de Elisabeth.

-No, no, otra más no.- Elisabeth se queja de que hace algo otra vez.

-¿Queréis ir a tomar algo, señorita?

-Bueno, vale.-Lo dicho, tengo ese defecto. Pero si ni siquiera sé su nombre.

-¿Os gusta la cerveza?

-Pues... no.- Aunque la verdad, nunca la he probado, pero siempre me han dicho que no la beba.

Elisabeth por el fondo, parece reirse. Por algo no me gusta decir que no, seguro que ahora me manda a tomar vientos.

-Entonces iremos a tomar otra cosa, si deseáis.

-De acuerdo.- Pues no va tan mal. - Disculpadme, pero aún no sé su nombre.

-Oh, perdonad.-Me dedica una media sonrisa y me tiende la mano.-Me llamo Luca.

-Yo soy Crhystalle.-Le devuelvo el saludo.

Nuestras sombras se alargan en el camino que nos dirijimos hacia la posada, mientras tanto, me pregunto cuál será la sorpresa que me está preparando Phoenix.

[La curiosidad no es mala, es una forma diferente de ver la vida.]

4 comentarios:

  1. La curiosidad mató al gato, pero es más fácil morirse de aburrimiento, así que sigue curioseando.

    ··Bufona··

    ResponderEliminar
  2. Y si es cierto que maytó al gato yo debo de tener por lo menos cien vidas más que él.

    ResponderEliminar