jueves, 20 de septiembre de 2012

Mi lugar


Nunca pensé que acabaría en un lugar como este. Cada día me encanta más estar aquí, sobre todo después de mi primera misión en Escocia, con desapariciones, castillos con fantasmas y un laberinto que tan solo aliviaba el reclamo de un alma solitaria en busca de la salida o de al menos... compañía.

Esa sensación que deja el hecho de haber ayudado a alguien, aunque en este caso... ese alguien ya no estaba en este mundo, pero aún así incluso ellos pueden llegar a ser felices.
Voy a extrañar el grupo, a pesar de que ese tipo era un tragón y me sacaba de quicio, y ella me echó la bronca alguna vez por mi humilde e insaciable curiosidad. Seguro que nos volveremos a ver.

Ahora estoy con Christian. Al final Michel ha decidido asignarnos como compañeros permanentes, con una sutil prueba.
¡Auch! ¡Me duele todo el cuerpo!

Hemos luchado contra enredaderas que nos han atacado sin ningún tipo de reparo, y no contento con eso, el suelo se ha caído bajo nuestros pies y hemos acabado nadando con sirenas.
¿Dónde están las sirenas de los cuentos que eran maravillosas y dulces? ¡Porque estas han intentado comernos!

En fin... a pesar de todo esto, sé que es el comienzo de algo bueno, algo que podré usar para ayudar a los demás y tener aventuras también.
Este es mi sitio, el lugar al que quiero pertenecer.

2 comentarios:

  1. El hogar no es un lugar, es la gente que quieres.

    Buen trabajo.

    ··M.V.··

    ResponderEliminar