viernes, 19 de septiembre de 2014

Diario de a bordo

Theris, Olson, Meior y Florence han caído.
Ni siquiera hemos podido darles una despedida digna, solo unos minutos de silencio han debido bastar. Espero que encuentren el camino a través de las profundidades.
Las Fauces no nos lo han puesto fácil. Los daños en cubierta son inestimables, pero sin duda lo peor es el ánimo de la tripulación. Por suerte el casco no está dañado, pero habrá que hacer algo con la mayor y el trinquete si queremos llegar a tierra… sea lo que sea eso al otro lado del fin del mundo.
El cielo tiene un tono violeta al atardecer y es aún más difícil que de costumbre distinguir el horizonte. Las aguas son tan negras como el cielo cuando cae la noche, y parece que el barco flota en la inmensidad de un océano negro y desconocido.
Dos días después de navegar más allá de Las Fauces aún no hemos avistado tierra, ni otro navío, ni siquiera un pájaro… nada.

¿Serán ciertas, después de todo, tantas leyendas sobre este inhóspito lugar?
Supongo que pronto lo averiguaremos.




James Hook

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada