sábado, 16 de junio de 2012

En las pausas...

Una vez más, la noche y la niebla se apoderaron del lugar. Había sido un día difícil y el silencio se había coronado rey del momento y la espera. A pesar de la calma, los ojos del joven soldado no se alejaban del horizonte, temiéndose un ataque que podría llegar en cualquier momento. 

 - ¿Buscando estrellas? – un muchacho sonriente, soldado al igual que él, se dejó caer a su lado, sentándose de forma despreocupada 
- No se ven esta noche 
- Ni esta noche, ni ayer, ni antes de ayer, ni el mes pasado… - Edahi se echó a reír – No sé si hace más tiempo que no veo estrellas o a mi mujer 
- Creo que tu mujer te dará una bienvenida más cálida que esas de ahí arriba 
- Oh, eres muy gracioso, tal vez podrías dejarme uno de tus escritos, quizá con eso el recibimiento sea aún mejor 
- Dice muy poco de ti que me necesites para agradar a tu mujer – Korvash sonrió – Aunque si me lo pides por favor, podría dejarte alguno 
- Muy amable – dijo con cierto sarcasmo mientras cogía una pequeña bota que colgaba de su cinto y luego dio un trago al contenido
- ¿De dónde demonios has sacado vino? – no pudo evitar la mueca de incredulidad 
- La gente me quiere, ¿sabes? 
- ¿Cuánto? 
- Dos luar 
- ¿Por esto? – señaló la bota soltando una carcajada – Vaya, eres un negociador nato 
- ¡Ríete de otro! ¿Se te ocurre alguna otra cosa en la que gastar dos luar aquí? 
- Está bien, siéntete orgulloso entonces de haber hecho un trueque horrible 
- ¿Tienes tu arma? – el tono de su voz y la expresión en su rostro se tornaron serios de golpe y su mirada se alejó más allá del parapeto 
- ¿Tanto te he ofendido? – la sonrisa se borró de sus labios y sus ojos se encaminaron hacia el mismo lugar que los de Edahi. Tras una pausa suspiró – Comenzará en breve 
- Avisa a los demás – ordenó sin apartar la mirada 
- En seguida, señor – Korvash asintió secamente con la cabeza y se retiró a toda prisa 
- Va a ser una noche larga…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada